Translate

lunes, 25 de mayo de 2015

Entrevista a Charles Voth: el tejedor listo

Charles Voth nació en Colombia. De padres canadienses, volvió a Canadá para comenzar sus estudios universitarios. Su pasión por el tejido comenzó cuando era niño, pero ser tejedor profesional no era muy práctico en aquel momento, y cuando tuvo que elegir un futuro profesional, se decidió por Profesor de Idiomas. Durante 25 años he enseñado inglés a inmigrantes, refugiados y estudiantes de intercambio. Sin embargo, nunca dejó de lado un afición y hoy compagina su trabajo de profesor con colaboraciones en publicaciones de tejido.


Hoy conoceremos un poco mejor al Tejedor Listo, como se le conoce en las redes sociales.



Fuente: Charles Voth

¿Desde cuándo teje? 
Tengo 48 años y tejo en crochet (ganchillo) desde los 4 años. Con palillos (dos agujas) un ppc más tarde, desde los 10.

¿Y quién le enseñó?
Una amiga de mi mamá me enseño a tejer a crochet, y un poquito mi mamá también. Con palillos, mi profesora de quinto de primaria y dos señoras en la hilandería cerca de micas en Medellín, Colombia.

-¿Es habitual ver hombres tejiendo en Colombia / Canadá  o se sorprenden cuando le ven tejer?

Tradicionalmente, en España, tejer a ganchillo y palillos era, y todavía es, una actividad mayoritariamente femenina, que se transmitía de madres a hijas. En Colombia ¿ocurría lo mismo?, ¿era frecuente enseñar a niños?
No. En Colombia también es una rareza encontrar un hombre que tejiese, particularmente en un contexto urbano, donde me crié. Muchas personas se reían de mí o cuestionaban mi orientación sexual, pero mi papá me apoyaba en todos los sueños y proyectos a los que yo aspiraba. Pero había grupos indígenas cuyos hombres tejían punto, y cuando los vi tejiendo una vez en un mercado de artesanías, mi interés floreció.

Y ahora en Canadá, ¿es habitual ver hombres tejiendo?
En realidad, en Canadá depende de la ciudad. Si es un centro urbano de más de 1 000 000 de habitantes, creo que muy poca gente se asombraría, pero, yo vivo en un municipio pequeño y la gente a veces se estremece. Es una ciudad multicultural con hijos de italianos, húngaros, escoceses y franceses y los hombres y sus hijos están más obsesionados por el hockey, el deporte sobre hielo y el baloncesto.
Mis hijos son muy artísticos también (música, baile, canto, teatro) y fue duro para ellos en secundaria, pero afortunadamente hay un programa especial de Bellas Artes. Cuando mis hijos jugaban en los veranos, solía llevar calcetines para tejer mientras veía los partidos. Quise enseñar a mis hijos respeto por tener aficiones diferentes a los demás.

-¿Cómo han ayudado las redes sociales en su trabajo?
Solía ser muy activo en las redes sociales, pero hay que tener cuidado o es como desaparecer en el hueco sin fondo del cuento de Alicia y el mundo de las maravillas. Ahora uso las redes sociales para estar pendiente de lo que sucede en el mundo del tejido: tendencias, lo más popular, etc. Uso mucho más Facebook porque  encuentro muchas más tejedoras en esta red que en Twitter.

-¿Por qué has bajado tu actividad en las redes sociales? ¿Has tenido alguna mala experiencia?
Creo que internet ha creado muchos cambios. Por ejemplo, iTunes cambió para siempre la industria de la música y ahora es más fácil conseguirla. Había grandes compañías que pensaban que iban a perder millones de dólares, pero actualmente todavía existe. 
En el mundo del tejido, no sé cómo se va a transformar la industria, pero lo cierto es que la cantidad de patrones legítimos gratis es muy amplia. Hay muchos blogueros en EEUU, particularmente de crochet, que ofrecen todo gratis, pero con el tráfico que reciben pueden ganarse la vida con la publicidad y ventas filiales de productos o servicios. Y claro, Youtube también, pero hay tantas páginas como esa que ya no rinde tanto la publicidad. Además, la gente comparte sin los enlaces a los blogs, y disminuye el tráfico.


Suele trabajar con editoriales ¿Cómo llegó llegó a ser editor técnico?
En 2007, empecé a leer los blogs sobre tejido y encontré un podcast de Brenda Dayne (Cast-on.com)
Escuchaba el podcast todas las semanas, y a causa de ello, encontré a Ravelry [red social para tejedores]. Ahí empecé a compartir proyectos y una compañía de lanas vio un diseño mío y me contrataron para diseñar varios trabajos.
También busqué cómo publicar en revistas y encontré un curso en Yohoo groups y la profesora llegó a ser mi amiga y me invitó a ir a una conferencia de la industria, y allí conocí muchas editoriales y compañías de lana y llegué a ser editor técnico de patrones.



Suéter tejido por Charles Voth. Fuente: Charles Voth


-¿Tienes preferencia por el punto o el crochet?

Me gustan ambas técnicas igualmente, pero prefiero el punto para las prendas de hombre y para prendas de invierno de mujer. El ganchillo me gusta para las cosas de hogar, mantas de bebé y cualquier proyecto que necesita más estructura.

-¿Hay algún trabajo que se le resista o que no le guste?
En punto no, me gusta todo. En ganchillo se me recite el punto con horquilla.

-¿Cuál ha sido tu trabajo más exitoso?

El trabajo más exitoso es un suéter a dos agujas que tiene como 44 colores. Lo tejí hace 20 años.

-¿Cuál es tu próximo proyecto? 
En crochet, escribir el patrón y grabar el vídeo para una manta de bebé. He desarrollado lo que creo que es una puntada nueva, completamente reversible. En punto quiero investir el 2double knitting"


Para finalizar, ¿qué otras aficiones tienes?

Me gusta nada, pasear a pie por el bosque, bicicleta, escribir, hilar con rueca, tejer con telar grande, cocinar, experimentar con hornear sin gluten. Pero no sé jugar al fútbol, ni arreglar autos, instalar electrodomésticos, etc.

Terminamos esta entrevista hablando sobre temas generales como el tiempo y las respectivas ciudades donde vivimos. Para mí, es muy interesante seguir el trabajo de Charles Voth, el Tejedor Listo, y podría añadir el epíteto de valiente, porque ha ignorado los prejuicios y centrarse en su pasión: el tejido.

Si queréis conocer más sobre su trabajo, podéis hacerlo en los siguiente enlaces: 
https://plus.google.com/u/0/+CharlesVoth/about
https://www.youtube.com/channel/UC1y_1gF7JNakUp0t7509TFg
https://twitter.com/stitchstud
https://www.facebook.com/charles.voth?fref=ts


Saludos y ¡feliz crochet!

jueves, 21 de mayo de 2015

Alfombra blanca y naranja de trapillo

Después de unos meses sin tejer una alfombra, echaba de menos tener una entre manos. Y con el calor que ha hecho me apetecía algo muy veraniego, para un rinconcito de la casa. Y no me digáis que el blanco para una alfombra no es buena idea, que se ensucia mucho. Las alfombras de trapillo se limpian fácilmente en la lavadora y quedan como nuevas. Probad a tejer alguna, y si el blanco no os convence, siempre se puede usar otra combinación de colores.


El patrón es muy sencillo 


La alfombra mide 83 centímetros de diámetro y necesitaréis los siguientes materiales:
- 1kilo de trapillo blanco,
- 800 gramos de trapillo naranja estampado,
- aguja del número 10.

Yo aconsejo que sea un trapillo sin lycra, porque tiende a encogerse con más facilidad.

NOTA: El grosor del trapillo estampado es ligeramente inferior al de color blanco, por lo que el patrón puede sufrir modificaciones si usáis el mismo tipo de trapillo.



Patrón
1. Tejer 6 cadenetas y unir los extremos.
2. Tejer 3 cadenetas como primera vareta. Una vareta, una cadeneta.
3. Tejer 3 cadenetas como primera vareta. Una vareta, dos cadenetas.
4. Tejer 3 cadenetas como primera vareta. Tres varetas en cada hueco de la vuelta anterior.
5. Tejer 3 cadenetas como primera vareta. Tres cadenetas en las tres varetas de la vuelta anterior, tres cadenetas.
6. Cambia de color. Tres cadenetas como primera vareta. En cada hueco de la vuelta anterior, 8 varetas.
7. Tres cadenetas como primera vareta. Cuatro varetas, una cadeneta, ocho varetas.
8. Tres cadenetas como primera vareta. Cuatro varetas, dos cadenetas, cuatro varetas, una cadeneta.
9. Tres cadenetas como primera vareta. Cuatro varetas, tres cadenetas, cuatro varetas, una cadeneta.
10. Tres cadenetas como primera vareta. Cinco varetas, tres cadenetas, cinco varetas, una cadeneta.
11. Cambia de color. Tres cadenetas como primera vareta. Cinco varetas, tres cadenetas, cinco varetas, una cadeneta.
12-14. Tres cadenetas como primera vareta. Seis varetas, tres cadenetas, seis varetas, una cadeneta.
15. Un punto bajo en todos los puntos de la vuelta anterior.
16. Finalizamos la alfombra con un bordado en punto deslizado (también llamado punto raso).

Saludos y ¡feliz crochet!

lunes, 18 de mayo de 2015

10 problemas de ganchilleras y ganchilleros

Hace tiempo leí un artículo sobre obsesiones y problemillas de ganchilleras. Parecía que estaba escrito para mí, todo me había pasado: puntos apretados, tejido demasiado flojo, adicción, sí sí, habéis leído bien. Hoy quiero compartir todos esos "detalles" que a veces nos traen de cabeza. Eso sí, hay que leerlo en clave de humor, ¡es mucho mejor! 

La lista solo incluye diez problemas, porque en algún momento hay que parar, pero seguro que tenéis algunos no incluidos. Os animo a compartirlos.

1. PUNTOS QUE DESAPARECEN

Sí,  le puede pasar a la mejor de las tejedoras (y tejedores). Podemos estar viendo una película mientras realizamos una labor, y de repente, el desastre. A veces es una aguja resbaladiza, a veces es un despiste. Pero ahí está: nos hemos saltado un punto y el trabajo no progresa bien. No hay más remedio: hay que deshacerlo hasta llegar al error y volver a empezar.

Si el trabajo no sale, solo queda deshacer y volver a empezar


2. TENSIÓN O  PUNTO APRETADO

La temida tensión, aunque para algunas labores es mejor un punto apretado, pero sin pasarse. Si hay demasiada, no podremos enlazar los puntos, casi hay que perforar el tejido. Si por el contrario, el punto queda flojo, puede dar demasiado de sí o deformarse. Esto es un problema si deben unirse varias piezas tejidas de manera independiente. Recomendación: usar siempre agujas adecuadas al grosor del hilo o la lana (hay un pequeño margen por arriba y por abajo) y mantener el mismo ritmo en toda la labor. Como norma general, cuando es demasiado lento el punto suele estar más apretado y más flojo cuanto más rápido. La práctica evita este problema.



3. HILO OSCURO TEJIDO DURANTE LA NOCHE

¿Miedo a la oscuridad? Tejer durante la noche puede ser sumamente  difícil sin la iluminación adecuada, y si añadimos un hilo oscuro en la mezcla, las consecuencias pueden ser horribles, sobre todo para nuestros ojos porque van a sufrir. Además, es difícil ver el correcto progreso del trabajo, lo que a su vez lleva a problemas desaparición de puntos, aumentos o disminuciones incorrectos, mal ensamblaje de las piezas… La mejor manera de evitar esto es tejer con luz natural potente, pero no siempre es posible. Si vamos a tejer de noche, utilizad una lámpara con luz directa, potente, pero que no deslumbre.

La lana (y el hilo) oscura es muy bonita, pero asegúrate una buena luz


4. HILO HUIDIZO Y ENREDOSO

¿A quién no le ha pasado?
Ese ovillo tan estupendo que acabamos de comprar que rebota en el sofá, rueda por el suelo, patina hasta el otro extremo de la habitación, se desliza por el pasillo y solo una puerta cerrada lo detiene. Toca recoger el ovillo y arreglar los posibles nudos y limpiar todo lo que ha ido arrastrando en su excursión.  
Otro problema es el ovillo que no se deslía cuando más lo necesitamos y tenemos que parar de tejer. Para solventar estos problemas hay varios artilugios muy chulos como cuencos con orificios para el hilo, bolsitas, incluso un portarrollos nos puede servir.
Y para ir tirando del hilo, nada mejor que tomar la hebra del interior del ovillo en lugar de la que queda en el exterior. A veces es un poco lento encontrarla, pero cuando la encuentras, ganchillear es un poquito más fácil.

5. SENTARSE SOBRE LA LABOR

Nos levantamos por cualquier motivo, dejamos el trabajo un momento y de repente… el marido (amiga, hermana, hijo, padres…) se sienta sin darse cuenta sobre la labor que con tanta paciencia  y amor estamos tejiendo. Y no sé vosotras, pero yo pongo tensa. Eso por no hablar el peligro añadido de clavarse la aguja en la zona noble. Solo se puede recomendar atención, atención, atención, de quien se sienta y de quien teje.

6. AGUJEROS EN LA BOLSA DE LAS AGUJAS

Si guardamos las agujas en una bolsa, tarde o temprano, se harán agujeros. Solución, guardarlas en una cajita de metal, plástico o madera.

7. ADICCIÓN

Aunque el tamaño de nuestros “escondites” puede variar, todas tenemos uno, y lo protegemos. Hilos en todos los tonos y peso, de algodón, de lana, trapillo, abalorios… nunca hay suficiente espacio para un alijo. No hay más remedio que tenerlos repartidos por toda la casa, en diferentes cajones, armarios y estanterías, ¿ a que os suena? Si no tenéis claro si sois unas adictas, responded a estas preguntas: ¿Vuestra casa está decorada solo con vuestros trabajos? ¿Cuando tejéis no podéis parar? ¿Vaciáis los armarios para guardar ovillos?  Si la respuesta es sí, sois adictas.

8.  DEMASIADOS TRABAJOS SIN ACABAR

¡Tantos patrones y tan poco tiempo! Las tejedoras podemos llegar a padecer el terrible “síndrome de la urraca”. Abandonan temporalmente un proyecto para comenzar otro y otro y otro… en un intento de tejer todos los proyectos que pasan por la imaginación, dejando de lado cualquier otra cosa. Hay demasiados hilos bonitos, demasiados patrones y no hay cura. Pero ¿quién quiere curarse?



9. “IRA” TEJEDORA

¿Cuántas veces hemos dicho “¡ssssh!, estoy contando!”?, ¿demasiadas?, entonces quizás tengáis “ira” tejedora. A pesar de vuestros mejores esfuerzos, a veces se puede atacar a los amigos y seres queridos, mientras se teje -en algunos casos extremos, la tejedora culpará a personas inocentes. “Me cayó esa puntada porque me estabas mirando!” “Ya he perdido la cuenta y ahora tengo que empezar de nuevo porque estaba hablando!” Es hora de respirar profundo y tranquilizarse.

Te he dicho que no me interrumpas, estoy contando puntos


10. GATOS

Si no tenéis gato, quizás sí lo tenga una amigo o un vecino, y los gatos pueden amar u odiar los ovillos, pero nunca les deja indiferente. Cuidado si tenéis una labor o los hilos preparados si hay un gato cerca.  Una vez que se apoderan del ovillo, no hay vuelta atrás, es suyo.

Este gato ya ha encontrado el hilo


¿Qué problemillas os encontráis cuando tejéis? ¿Qué creéis que falta? Me encantará compartir experiencias.

Saludos y ¡feliz crochet!

NOTA: Las imágenes sin marca de agua están tomadas de Pixabay, un banco de fotografías de libre disposición.

jueves, 14 de mayo de 2015

Patrón para un fular calado

Las frescas noches de primavera y verano son un poquito más cómodas con un fular, sobre todo si es calado y no pesa.

Personaliza el fular con una puntilla a tu gusto


Los materiales necesarios son:
- 3 ovillos de 100 gramos de hilo de algodón finito,
- ganchillo un poco más grueso que el hilo,
- tijeras.

El patrón utilizado:




Detalle del tejido


La labor se comienza trabajando un número de cadenetas múltiplo de 9 + 5. Para este fular tejí un total de 306. El largo total es de 190 centímetros.

Teje las vueltas necesarias para el ancho deseado y termina la labor con dos vueltas de medias varetas (es opcional), enlazadas desde atrás y ya tenemos un fular para el verano.

Saludos y ¡feliz crochet!


lunes, 11 de mayo de 2015

Aplique redondo de ganchillo

¿Qué os parece si hoy tejemos un aplique redondo? Quedaría muy bien para hacer una colcha, y si empleáis un hilo fino, es perfecto para adornar una camiseta.



Los materiales necesarios son:
- hilo de algodón mercerizado,
- aguja adecuada para el hilo,
- tijeras.

Patrón
Empezamos con 10 cadenetas, uniendo los dos extremos y trabajando en el círculo que se ha formado. 
1. Un punto de cadeneta, 23 puntos bajos. Cerrar la vuelta (y todas las vueltas posteriores) con un punto deslizado.

2. Cuatro cadenetas como primera vareta, tres varetas dobles cerradas juntas, siete cadenetas. Repetir el esquema hasta formar 6 pétalos.

3. Tres cadenetas como primera vareta, una vareta en todos los puntos de la vuelta anterior. En total, 54 varetas.

4. 11 puntos de cadeneta, saltar 5 puntos de la vuelta anterior, una vareta, 8 puntos de cadeneta, saltar 6 puntos de la vuelta anterior, una vareta. Repetir hasta formar 8 arcos.

5. Una cadeneta, 10 puntos bajos en cada arco.

6. 8 puntos de cadeneta, una vareta en cada uno de los dos puntos siguientes, 2 puntos de cadeneta, saltar 3 puntos, tres puntos altos en el mismo punto y cerrados juntos, 2 puntos de cadeneta, saltar 3 puntos, una vareta en los dos puntos siguientes, 5 puntos de cadeneta, una vareta en cada punto de los dos puntos siguientes. Repetir el esquema.

7. Tejer puntos enanos hasta llegar al primer arco. 3 puntos de cadeneta como primera vareta; en el mismo arco tejer 3 varetas y un piquito (tres puntos de cadeneta en el mismo punto), cuatro varetas, un piquito, cuatro varetas. 2 puntos bajos en cada uno de los dos arcos siguientes. Repetir el esquema hasta acabar la labor.

Saludos y ¡feliz crochet!


jueves, 7 de mayo de 2015

Mantita de bebé

Hace unas semanas una amiga vino a casa con una fotografía de una mantita de bebé inspirada en el arca de Noé. Me preguntó si yo podía hacer algo parecido. "Por depuesto", le dije. Algunas piezas fueron fáciles de ejecutar, pero otras me dieron un  poquito más de trabajo, como los pececillos y la jirafa.

Una manta para estimular la creatividad


Una parte de la manta debía imitar el mar y lo más adecuado para ello es el punto en zigzag. Se puede realizar de diferentes formas y yo he elegido el patrón que veis en la fotografía, así se consigue una ondulación suave.

La manta mide 63x77 centímetros y sirve para cochecito y moisés, y cuando el bebé sea más grande puede servir como manita de juegos. Los animales y la variedad de colores supondrán un estímulo.

Materiales necesarios:
- 2 ovillos de hilo azul celeste de 100 gramos (sobrará),
- 3 ovillos de hilo blanco (sobrará)
- hilo de colores variados para los animalitos (rosa, malva, amarillo, verde, fucsia, beige...). Como son piezas pequeñas, se pueden aprovechar los restos que tengas de otros trabajos,
- aguja adecuada al grosor del hilo (yo usé del número 3),
-tijeras.

Patrón para la manta:
- 136 puntos de cadeneta, más tres puntos como primera vareta. Sigue el siguiente esquema para el punto zigzag, hasta alcanzar la altura deseada.

Un sencillo patrón a base de cadenetas y varetas
Se tejen 29 vueltas en color azul y 58 en color blanco.
Los patrones de los animalitos no son complicados, aunque tuve que deshacer algunos y volver a tejerlos porque quedaban demasiado grandes.

Pulpo
Anillo mágico con seis puntos. No se cierra del todo para que forme un semicírculo. Tejer tres vueltas en punto bajo. Las patas se forman con 20 puntos de cadeneta y puntos deslizados.

Pez
10 puntos de cadeneta. Tejer a ambos lados de la cadeneta la siguiente secuencia: un punto deslizado, un punto bajo, media vareta, vareta, vareta doble, vareta, media vareta, punto bajo, punto deslizado. La cola se forma con 6 varetas tejidas en el mismo punto.

Pájaro
El patrón del pájaro lo puedes ver en Manualidadesdespreciables. Recuerda que si usas un hilo más fino, será más pequeño.

Figuras fáciles de tejer


Sol
1. Anillo mágico con 15 varetas dobles. Cerrar con un punto deslizado. Seis cadenetas, un punto bajo en el tercer punto contando desde el ganchillo, medio punto alto, tres puntos altos. Enlazar cada tres puntos del anillo mágico.

Arca
30 puntos de cadeneta. Hacer 20 vueltas en punto bajo, haciendo un aumento cada dos vueltas en los extremos. Los postes se tejen con 8 puntos de cadeneta hasta un total de 28 vueltas en punto bajo. Para el techo, 60 puntos de cadeneta (se puede aumentar si se desea). Tejer 3 vueltas en punto bajo. Hacer un disminución en el centro. Cose las diferentes partes como aparece en la fotografía. NOTA: siguieres formas las líneas como las de la fotografía, enlaza los puntos desde atrás.

Los animalitos se lo pasan muy bien


Elefante
Orejas: anillo mágico de seis puntos bajos.
2. Un aumento en todas las vueltas.
3. Un aumento, un punto bajo.
4. Un aumento, dos puntos bajos.
Cara: anillo mágico de cuatro puntos bajos.
2. Tejer tres vueltas en punto bajo.
3. Un aumento en todos los puntos de la vuelta anterior.
9. Tejer nueve vueltas sin ningún aumento.
10. Un aumento en todos los puntos de la vuelta anterior.
11. Un aumento, un punto bajo.
12. Un aumento, dos puntos bajos.
13. Un aumento, tres puntos bajos.
13. Un aumento, cuatro puntos bajos.
14. Un aumento, cinco puntos bajos.
15. Un aumento, seis puntos bajos.
Bordar los ojos con hilo negro y coser las orejas.

Jirafa
Cuello: 10 cadenetas. Tejer 22 vueltas en punto bajo. En color amarillo, tejer en un lateral una vuelta en punto bajo.
Cabeza: anillo mágico de seis puntos bajos.
2. Un aumento, un punto bajo.
3. Un aumento, dos puntos bajos.
4. Un aumento, tres puntos bajos.
5. Un aumento, cuatro puntos bajos.
Borda en color negro el ojo.
Nariz: anillo mágico se seis puntos, cerrados para formar un semicírculo. Un aumento en todos los puntos. Bordar en color negro las fosas nasales.
Orejas: anillo mágico de cuatro puntos bajos. Los pequeños cuernos se tejen con ocho cadenetas, uniendo en un aro cuatro puntos.
Coser todas las piezas.

Mono
Cabeza: anillo mágico de seis puntos bajos.
2. Un aumento en todas las vueltas.
3. Un aumento, un punto bajo.
Clava el ganchillo y haz cuatro varetas en el mismo punto. Salta un punto  y en el siguiente, cuatro varetas en el mismo punto. Así se forman los arcos de las cejas. En color rosa, teje una vuelta en punto bajo. Las orejas se hacen con seis varetas en el mismo punto.
Cuerpo: cuatro cadenetas. Teje tres vueltas en punto bajo, haciendo un aumento en los extremos. En color rosa, teje tres vueltas en punto bajo, aumentando en los extremos.
Los brazos y las piernas se tejen con 20 o 25 cadenetas, haciendo un aro en los extremos. Haz una segunda vuelta en punto deslizado.

Cuando tengas todas las piezas, cóselas siguiendo la disposición que más te guste. Yo las he cosido con hilo muy fino para que no se noten las puntadas.

¡Uf!, ¡cuánto trabajo!, pero ha merecido la pena.

Saludos y ¡feliz crochet!


lunes, 4 de mayo de 2015

Crochet web

Ha llegado el día de escribir un nuevo post sobre páginas web y blogs de temática ganchillera. El año pasado publique mi top ten con las páginas más interesantes y las que me ayudan ante cualquier consulta. Pero siempre es bueno visitar y conocer otras opciones. ¡Hay tanta gente con talento!

Comenzamos con Espacio crochet.
La autora de la página es Ana, orensana afincada en Madrid, encantada de descubrir "el valor de las cosas hechas a mano", según sus propias palabras.



¿Qué ofrece? patrones y tutoriales de bufandas, amigurumis, costura, encaje de bolillos e información sobre temas variados.
Merece la pena visitar su página y admirar sus trabajos.

Si lo que buscáis son patrones, Donpatron es una página fantástica.



Recoge patrones gratuitos y de pago. Es muy útil porque ya no hay que marearse buscando patrones por toda la red. Donpatron se encarga de rastrearla y ordenar los patrones por categorías. También tiene la opción de buscar lo que te interesa. Por supuesto, siempre remite a la fuente original. ¿Qué más se puede pedir?

En Mimitos a crochet encontramos patrones de trabajos realizados con mucho cariño.



Las explicaciones son sencillas y apetece tejer todos los trabajos que comparte.


A la moda crochet



Esta página argentina es súper completa dedicada exclusivamente al crochet. Se encuentran trabajos muy variados: patrones, gráficos, tutoriales, explicaciones, ropa, todo de libre uso de acuerdo a la licencia Creative Commons". Me parece una página genial.


Ganchillo mágico



Ganchillo Mágico es el blog de Sara, argentina afincada en Sevilla, dedicado al crochet y a las dos agujas. ¿Quieres tejer unas flores o mantoncillo de flamenca? ¿o quizás un camino de mesa? ¿qué tal una manta? Pues aquí encontrarás todo eso y más.


Acabo este post con una página en inglés. Se trata de Outstanding crochet.



Aunque se pueden encontrar algunos patrones y paso a paso, lo mejor, en mi opinión, son los trabajos tan maravillosos que muestra (suyos y de otros tejedores y diseñadores). A veces solo necesitamos ver, observar para que surjan nuevas ideas. Además, Natalia Kononova, su administradora, realiza unas fotografías maravillosas y es muy amable. En alguna ocasión le he escrito solicitando permiso para publicar en mi blog alguna de sus fotografías y siempre me ha respondido afirmativamente y con rapidez.

Hay tanta gente con talento que no tengo espacio suficiente para incluir a todos. Si tenéis un blog sobre ganchillo o dos agujas, me encantará conocerlo.

Un saludo y ¡feliz crochet!